«La consulta popular es la vía más efectiva para determinar si se avanza con la reforma»

El ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, sostuvo que la posibilidad de que el 16 de junio se pueda conocer de manera directa la opinión de la ciudadanía santafesina acerca de la pertinencia de la reforma de la Constitución provincial es “la más efectiva” y que además termina con “las permanentes objeciones respecto de la oportunidad”

2019-05-03T12:17:37-03:00 31 de marzo de 2019|

En una entrevista con El Litoral, el ministro de Gobierno, Pablo Farías, volvió a explicar la importancia de que se concrete una consulta popular el venidero 16 de junio -en oportunidad de las elecciones generales- como un modo de que el ciudadano “pueda expresarse plenamente” sobre la posibilidad de que la Constitución provincial sea aggiornada y defendió la decisión del gobernador Lifschitz por la convocatoria.

El ministro resaltó que “más allá de la reforma de la Constitución -que está claro que a esta altura nadie discute que la provincia tiene que tener una reforma de la constitución-, hay que darle una real dimensión a la decisión del gobernador Miguel Lifschitz de llamar a una consulta popular sobre este tema”.

Sobre la iniciativa convocada por el gobierno provincial en el pasado mes de diciembre, con el carácter de no vinculante, expresó Farías que “es un mecanismo que, como no lo vemos mucho por lo que no estamos muy acostumbrados no le damos la importancia que realmente tiene.

Preguntarle a la población sobre si avanzamos o no sobre un proceso que implica un cambio institucional es importante. Normalmente a la población el único momento en que se le consulta es al votar y se limita a la elección de determinadas autoridades, y no se avanzado en forma importante en el país, ni en lo formal pero tampoco en la práctica, en los mecanismos de democracia semidirecta. Y una consulta popular es, por excelencia, eso. Se trata de un punto intermedio en aquello de que “el pueblo gobierna y delibera a través de sus representantes” y el Estado ideal, de asamblea griega en donde los ciudadanos son responsables de su propio gobierno. Entre estos opuestos tenemos este tipo de mecanismo que implica que, más allá de que existen representantes que fueron elegidos por un período determinado para gobernar y tienen esa responsabilidad, hay herramientas que permiten que la población, el ciudadano, participen y puedan opinar sobre determinados temas.

Concretamente en el caso de la provincia de Santa Fe, es saber si ve avanza o no con la propuesta de reforma de la constitución que fue expuesta por el gobernador Lifschitz…

-Esto perfecciona las consultas que durante esta gestión se han hecho a los sectores que representan a diferentes estamentos de la sociedad…

-Es exactamente eso lo que permite la consulta popular, conocer qué piensa, cómo opina el destinatario final de la reforma de la constitución, que es el ciudadano. Que en determinados casos (el ciudadano) puede haberse expresado a través de instituciones en las que participa.

Nosotros, en particular, hemos generado muchos mecanismos para que la gente pueda expresarse a favor o en contra de la reforma; se han abierto canales para hacer aportes mediante el uso de plataformas web y tenemos muchísimos aportes. También tenemos otras contribuciones por parte de constitucionalistas, de especialistas, de instituciones de las más diversas índoles que se han expresado de distinta manera a favor de la reforma y solicitando la inclusión de determinados temas. Pero el ciudadano común no termina de expresarse a través de esos mecanismos y por eso lo consideramos como la vía más efectiva para que pueda decir con claridad si se avanza o no con la reforma.

La oportunidad

El ministro de Gobierno sostuvo que “hay que tener en cuenta que el año pasado no logramos hacerlo. Y no se pudo porque se esgrimieron diversos argumentos, pero el más fuerte tuvo que ver con la oportunidad. Muchos decían “sí, hay que reformarla, pero no es el momento apropiado”, entonces nos da la sensación de que nunca va a ser el momento oportuno, porque primará una crisis económica o habrá otra prioridad y entonces la posibilidad de tratar los cambios en la constitución, se desvanecen. Por eso nos parece absolutamente conducente e importante preguntarle a la población si cree que es el momento de iniciar un proceso de reforma de la constitución provincial , obviamente, a partir del año que viene no en este año electoral. Y para ello tiene que cumplir con una simple acción que es introducir una boleta que será un Sí o un No dentro de una urna. Esto es dando un marco de seguridad, sin que sea obligación hacerlo y usando un mecanismo que deberíamos estar más acostumbrados a su utilización. No debiera sorprendernos, no debiera molestarnos, sino todo lo contrario. Deberíamos estar muy habituados a aprovechar que en las diferentes instancias electorales se nos consulte a los ciudadanos sobre distintos aspectos”.

Un ejemplo

Farías ejemplificó con el caso que se registró en Irlanda “con el plebiscito sobre la legalización del aborto, un tema crucial y que dividía la opinión de la ciudadanía. Allí hubo una expresión absolutamente legítima que sirvió para zanjar una situación extremadamente compleja para quienes tenían que tomar la decisión política. Ese hecho demuestra cómo la consulta popular es una herramienta válida para la definición en grandes temas y, la reforma de la constitución de la provincia, es un gran tema, sin ninguna duda”.

“Nos parece absolutamente conducente e importante preguntarle a la población si cree que es el momento de iniciar un proceso de reforma de la constitución provincial , obviamente, a partir del año que viene no en este año electoral”. Pablo Farías, ministro de Gobierno.

«No complica el acto eleccionario»

-¿Las impugnaciones presentadas tienen que ver con cuestiones técnicas o políticas?

-“Solamente hubo una impugnación al proceso que fue presentada por el partido País que lo que se plantea no tiene que ver con la oportunidad sino con algún temor de que pueda complicar el acto eleccionario. Pero eso está totalmente descartado. La consulta popular se puede realizar sin ningún inconveniente, sin que complique en lo absoluto el acto eleccionario, sin que genere costos de importancia en los momentos que estamos viviendo y por eso estamos tratando de optimizar el acto electoral y no recargarlo con la consulta sino, por el contrario, facilitarla con la claridad de que se trata de una elección distinta, que se da en el mismo momento, pero facilitando las cosas para que no se generen mayores costos”.

Tribunal Electoral

“Considero que tenemos que terminar de ponernos de acuerdo con el Tribunal Electoral porque, en definitiva, al ser un acto que impulsa el Poder Ejecutivo y que por lo tanto es de responsabilidad exclusiva de este poder del Estado tanto su desarrollo, su escrutinio, etc., pero que como lo queremos hacer al mismo momento que se realizan las elecciones generales, las cuales sí son responsabilidad del Tribunal Electoral de la Provincia lógicamente por ley. Por eso es que debemos congeniar, ponernos de acuerdo entre TEP y Gobierno para que el acto se pueda realizar sin mayores inconvenientes”, insistió el ministro Pablo Farías.

Fuente: Diario El Litoral